miércoles, 16 de diciembre de 2015

Norteamérica. The American Alpine Journal 2015

Publicado anualmente desde 1929, el American Alpine Journal (AAJ), que documenta las escaladas más importantes del mundo, ha ganado reputación internacional como la mejor publicación de su tipo.

Además de los informes de la mayoría de las expediciones de vanguardia y escaladas del año, el AAJ cuenta historias sobre grandes rutas nuevas y el potencial inexplorado.

American Alpine Journal 2015
Author: Dougald MacDonald - Erik Rieger -editors
Nº of Pages: 400
Page Size: 155 x 230 mm
ISBN: 978-1-933056-87_6
Publisher: The American Alpine Club
Published Date: 2015
Edition: 2015 - Volume 57 Issue 89
Binding: Paperback
Weight: 855g

lunes, 14 de diciembre de 2015

Andes. Perú. Cordillera de Huayhuash. Nevado Siulá. Proezas, intentos y tragedias. Pyrenaica








A menudo sólo nos impulsa a escribir cierta finalidad antigua que pretende aclarar hechos, o recordar «lo sepultado [por] el descuido».

Para disgusto de quien aprecia la historia de cualquier faceta del montañismo, cuanto aconteció antaño en las montañas interesa cada vez menos; salvo cuando conviene subordinarlo, u omitirlo para realzar proezas alpinistas actuales o modernas primeras ascensiones.



Una insubordinada historia del nevado Siulá

Pues bien, algo de todo esto concurre en el Siulá (6456 m) de la Cordillera de Huayhuash. Este famoso nevado de los Andes del Perú ganó popularidad, y connotaciones pavorosas, con un relato de Joe Simpson, Touching de Void (1988), tan conmovedor que eclipsó las proezas, los intentos y las tragedias de las seis expediciones anteriores que alcanzaron la cumbre.

Campamento en Carhuacocha de la expedición alemana de 1964, cuyo objetivo era la cima del Siulá Chico. Para esto escaló primero la cara noreste del Siulá Grande —visible al fondo con los lugares de vivac señalados—, pero abandonó el proyecto a 100 metros por debajo de su cumbre. Foto Hubert Schmidbauer



Pyrenaica publica las proezas pioneras y tragedias en el nevado Siulá

Un día lejano «pregunté a Internet» por el Siulá. En el ruido de su respuesta abundaban los errores, y su silencio ocultaba escaladas como la de la Expedición Barcelona Andes 1963 por la cara noreste del nevado. Esto me pareció lógico, al tratarse de voluntariosas compilaciones de datos dispersos a veces confusos en publicaciones impresas; véase triple par de problemas y también Siula Grande reconsultado el 14 de diciembre de 2015.

Decidí entonces remediar tales errores y omisiones. Después de muchas pesquisas, con algunas respuestas manuscritas y verbales que a veces contradecían algo de lo publicado hasta entonces, redacté un historial alpinista de la montaña.

Con el historial de las ascensiones desde 1936 a 1984 podría publicarse un libro, así que lo reduje a 5140 palabras; demasiadas para un artículo de revista. Sin embargo, Ricardo Hernani, tras leer la versión reducida, se comprometió a recortarla para poder publicarla en la revista de la federación vasca de montaña: Pyrenaica.

Hernani merece, pues, felicitaciones por su motivación, por el altruismo informativo que comparte con el equipo de redacción de la revista, y porque recortó el texto como un buen documentalista; sin pérdida de información relevante.

Aprovecho esta noticia para añadir de manera breve la bibliografía, los agradecimientos y una nota que quizá ayude a valorar la primera ascensión al Siulá tras leer el artículo.

Nota

Sturm, Obster y Scholz observaron en junio de 1966 que la «cornisada» arista norte presentaba más difícultades que cuando la escalaron en junio de 1961, y tuvieron que vivaquear a unas dos o tres horas antes de la cima principal. Schneider y Awerzger, que partieron en julio de 1936 del mismo lugar de acampada, peor equipados, y tardaron sólo seis horas en alcanzar esa cumbre, ¿encontraron treinta años antes mejores condiciones glaciares o estaban mucho más cualificados que aquellos tres compatriotas suyos? Recordemos que estos tres eran miembros del grupo de elite de la Sektion Oberland del Deutscher Alpenverein y que llevaban modernos crampones con puntas delanteras. Añadamos que Sturm participó en las expediciones alemanas a la vertiente Diamir del Nanga Parbat (8125 m) en 1962 y 1975, y que Scholz alcanzó la cumbre de esta misma montaña himaláyica con Felix Kuen, en 1970, por la pared Rupal, un día después que los hermanos Messner con la Siegi-Löw-Expedition dirigida por Karl Maria Herrligkoffer. Por todo esto, Sturm todavía se sorprende al pensar que Schneider y Awerzger alcanzaran la cumbre del Siulá Grande en tampoco tiempo.

Comunicaciones personales (c.p.) agradecimientos Herman Huber, Wolfgang Huber, Manfred Sturm, Hubert Schmidbauer, Horst Wels (murió en marzo de 2015, a los 90 años), Expedición Barcelona Andes 1963, Jordi Pons, Koky Castañeda, Servei General d'Informació de Muntanya (SGIM) de Sabadell, Txomin Uriarte, entre otros muchos.

Principales fuentes consultadas

The Alpine Journal. UK: Alpine Club, 1967 p. 147.

HÖFLER, Horst. Karl Maria Herrligkoffer: Besessen, sieghaft, umstritten. Herausgegeben vom Deutschen Institut für Auslandsforschung. Bearbeited von Horst Höfler und Reinhold Messner. Zürich: AS Verlag & Buchkonzept AG, 2001. La página 119 reproduce un retrato del joven Manfred Sturm en 1962.

KINZL, Hans, SCHNEIDER, Erwin AWERZGER, Arnold, et al. Cordillera Huayhuash Perú. Ein Bildwerk über ein tropisches Hochgebirge. Innsbruck: Verlag Tiroler Graphik, GES. M. B. H., 1954, pp. XVIII-XX. Descatalogado y apreciado desde hace años, quizá sea posible adquirirlo desde 60$ a 700$ USA en alguna librería anticuaria.

SCHNEIDER, Erwin. Gipfelbesteigungen in der Kordillere von Huayhuash [Siulá und Rasac]. En: KINZL, Hans. Die Kordillere von Huayhuash (Peru). Zeitschrift des Deutschen und Österreichischen Alpenvereins. Stuttgart: Verlag des Deutschen und Österreichischen Alpenvereins, 1937, pp. 1-20.

The American Alpine Journal. USA: American Alpine Club, 1941 (pp. 162 y 171-172); 1962 (pp. 257-258); 1964 (p. 209); 1965 (plate 18 y p. 449); 1967 (plate 76 y pp. 321-322); 1973 (p. 361); 1979 (pp. 241-244); 1982 (p. 182); 1985 (p. 228); 1986 (pp. 191-194)

STURM, Manfred. The Road to Siulá Chico. The American Alpine Journal. USA: American Alpine Club,1967, pp. 322-325.

jueves, 10 de diciembre de 2015

Andes. Perú. Cordillera de Huayhuash. Nevados Siulá Grande y Chico. Intento y tragedia de 1961

Nevado Siulá Grande. Cordillera de Huayhuash. Perú. Foto Koky Castañeda 2014


Júbilo y tristeza en la cumbre del Siulá
Dedicado a Horts Wels, que murió a sus 90 años en marzo de 2015.

Hace tiempo, quizá fuera entre 1981 y 1982, leí un artículo de Manfred Sturm, «The Road to Siulá Chico», publicado en The American Alpine Journal 1967, que un amigo tradujo al castellano. Su texto registra uno de los momentos más emotivos de la historia testimoniada del andinismo en la cordillera de Huayhuash.

Las emociones contrapuestas del relato centraron mi atención. Me indujeron a imaginar la aflicción de Sturm, Wels y Buncsack cuando alcanzaron los 6356 metros de la cumbre del Siulá Grande, la mañana del 16 de junio de 1961. Sus alegrías por esta proeza fueron fugaces. Minutos después ninguno de ellos quería creer que los compañeros que les precedían, Jordan, Albretch y Wolf, que continuaron por la arista sur hacia la cima del Siulá Chico, habían caído al vacío al romperse una gran cornisa.

El desasosiego eclipsaría de repente las sensaciones de victoria de aquellos tres alpinistas bávaros que se alzaban sin júbilo, como náufragos con la vista perdida en la infinita nada, con el llanto ahogado, sobre tan ansiada cúspide. Poco les importaba si era la segunda o la tercera vez que una cordada culminaba esta hola inerte. Sobrecogidos al mirar la muesca debida a la moldura de hielo rota, mientras trataban de asimilar su fatal consecuencia, sintieron aversión a las frágiles crestas andinas. Este peligro potencial, también latente durante el retorno al campamento, no les evadiría de sus profundas sensaciones de tristeza.

La valentía para afrontar los riesgos del descenso, después de aquella tragedia, sería insignificante comparada con la que necesitaría Wels, elegido mensajero del dolor, que difícilmente hallaría las palabras adecuadas para comunicar a los familiares la pérdida, jamás asumible, de los seres queridos que necesitaban la inútil conquista de una cumbre.

Perú. Amazonia. Renzo Uccelli. Efeméride

Renzo Uccelli (izquierda) y Galen Rowell al atardecer en la Garganta del Huascarán. Cordillera Blanca. Andes del Perú. Foto Sevi Bohórquez 1995.


Renzo Eduardo Uccelli Masías, comunicador social (periodista), apasionado de la fotógrafía y andinista peruano, nació el 25 de febrero de 1966. Murió el 7 de diciembre de 2002, con los cámaras Mark Goycochea y Miguel Stein, y el piloto Teddy Reátegui. La avioneta en que viajaban se estrelló contra una montaña de la Cordillera Azul, en Ucayali (Amazonia peruana), cuando trabajaban en un documental para la empresa norteamericana Maple Gas Corporation.

viernes, 13 de noviembre de 2015

Alpinismo. Valores. Virtudes. Defectos. Calumnia. Parte I



La calumnia y su semilla

Mi amigo Harvey llamaba «semilla de calumnia» al concepto que Humberto Eco llama «máquina del fango», explicado en una entrevista de Laura Gimeno. El famoso semiólogo, filósofo y novelista italiano no es santo de la devoción de mi amigo. No obstante, le reconoce virtudes, méritos y coincide con algunos de sus conceptos aunque los nombre de forma distinta. Algo similar le ocurre con César Pérez de Tudela, quien quizá merezca reprobaciones por algunos de sus actos, como todo ser humano, aunque nunca calumnias o críticas irreflexivas sin pruebas y/o testigos honestos.

Harvey piensa que algunas personas critican hechos que consideran incorrectos o injustos, mientras otras desvirtúan hechos o los inventan para calumniar. Hay quienes creen las críticas y calumnias sin someterlas a juicio, sin pensar en las intenciones de quien crítica o de quien calumnia. Las suelen creer, entre otras razones, por conveniencia, por intereses, o por falta de espíritu crítico.

Conviene distinguir, pues, que quien critica quizá intente mejorar las cosas y quien calumnia siempre pretende perjudicar la reputación de alguien. En cualquier caso, el trasfondo de la crítica podría ser ingenuo mientras el de la calumnia es siempre pernicioso; o perverso cuando se basa en la conocida idea «calumnia que algo queda». Idea ésta relacionada con el sabio proverbio chino: «la reputación es como un cristal, cuando se rompe no hay manera de recomponerla».

Entre las abundantes autorías que mentaron la calumnia recordemos tres por orden de antigüedad:

«Los que propagan la calumnia y los que escuchan, todos ellos deberían ser colgados: los propagadores, por la lengua, y los oyentes por las orejas.»
—Tito Maccio «Plauto» (Titus Maccius «Plautus» 254 a. C.–184 a. C.), comediógrafo latino.

«Si murmurar la verdad aún puede ser la justicia de los débiles, la calumnia no puede ser otra cosa que la venganza de los cobardes.»
—Jacinto Benavente (1866–1954), dramaturgo español.

«La calumnia siempre es sencilla y verosímil.»
—Bertrand Russell (1872–1970), filósofo y matemático británico.

jueves, 22 de octubre de 2015

España. Seguridad y asistencia en la montaña. Programa informático de Lagunilla, López y Corbo



Asistente informático de seguridad en espacios naturales

Aviso de modificación importante en el sitio web de Tente Lagunilla. Al pulsar en la pestaña Outdoor Assistant se accede a un interesante programa de seguridad para actividades al aire libre, ideado por Lagunilla y desarrollado con la ayuda de Alejandro López y Santiago Corbo.

Se trata de un software «diseñado para ser un asistente de seguridad en las actividades en la montaña, pero también en general en cualquier actividad que se desarrolle en el entorno natural. Está pensado para ayudarte a escoger y preparar la actividad, [después] a realizarla con seguridad, y llegado el momento, asesorarte en las acciones de autorrescate y colaboración con el rescate profesional.»

Lagunilla alerta sobre el error de pensar que «por llevar este programa en el teléfono móvil podemos aventurarnos libremente en la naturaleza. Por lo tanto hay que entrenar junto con el programa hasta [dominar] las técnicas, y [una vez dominadas] podremos utilizar el programa en el móvil como una “chuleta” que nos refresque la memoria en caso de tener que utilizarlo en una situación de emergencia.

»El programa pretende completar y orientar, pero en ningún caso sustituir la enseñanza impartida por los clubs, las federaciones, las escuelas de montaña, o los instructores de socorrismo.» Está disponible en dos versiones: una versión web pensada para trabajar con ella en el ordenador, y otra versión descargable en el teléfono móvil para poder llevarla siempre encima incluso sin cobertura de telefonía.

De momento sólo está disponible para sistema operativo Android, y pronto la versión para iPhone y Windows. Se puede descargar en las siguientes direcciones de la tienda de Google: Outdoor Assistant y Tente Lagunilla.

Los desarrolladores esperan que esta aplicación os guste tanto como el mundo de las actividades en el medio natural, y agradecerán cualquier sugerencia, comunicación de erratas, etc.

Comunicaciones personales (c.p.) y agradecimientos
Tente Lagunilla

miércoles, 21 de octubre de 2015

Reino Unido. Alpine Journal 2015

The Alpine Journal es la publicación más antigua de su género, cumplió 152 años el pasado 2 de marzo, y acaba de publicar su Vol. 119 este mes de octubre de 2015.

Creado para el registro de la exploración de montaña, mundial, mantiene su tradición.

El anuario británico, editado por The Alpine Club, publica este año una selección de primeras ascensiones importantes de 2014, de la Antártida a Groenlandia, desde Europa hasta Asia; aventuras en la escalada, el alpinismo y la exploración en las altas montañas de nuestros continentes.


Incluye la primera ascensión al Gasherbrum V, la exploración de un circo granítico de difícil acceso en Alaska, duras escaladas en grandes paredes inexploradas de Groenlandia y Baffin, a las que sólo se accede en velero, y descripciones de picos vírgenes en el Tíbet y América del Sur. Evelio Echevarría escribe sobre la cordillera Chaupijanca peruana.

Añade las tradicionales áreas de notas sobre vías nuevas, ascensiones notables y acontecimientos recientes compiladas por los corresponsales expertos en las regiones montañosas de todo el mundo.

Historia e investigación hablan del montañismo guiado en la edad de oro del alpinismo, arrojan luz sobre lo que podría haber sucedido en la primera ascensión al K2, muestran la fotografía estereográfica en la época victoriana, y la prevalencia de las algas en las montañas. Robin Campbell ha gestionado una colección de dibujos tempranos para conmemorar la primera ascensión al Cervino. Roger Birnstingl enseña las cartas previamente traducidas de los italianos escandalizados en la carrera por la primera ascensión al Cervino. Ian Smith habla de Whymper en las postrimerías de la primera ascensión. John Cleare se remonta 50 años en su relato del centenario de la ascensión con la BBC.

Susan Jensen y Ed Douglas forman el equipo editorial de este año. Ed es escritor, editor y escalador, ganador del premio Boardman Tasker el invierno pasado, es autor de ocho libros sobre montañismo, viajes y aventuras, incluido la primera biografía completa de Tenzing Norgay y la historia de Ben Moon. Susan es escaladora y estadística, apasionada por el invierno escocés y las expediciones; una de las pocas británicas con la primera ascensión a un pico de 7000 m del Himalaya. Susan fue director del Fell and Rock Journal y trabaja con el equipo de producción del Scottish Mountaineering Club climbers' guides.

Alpine Journal 2015 Vol. 119 en Cordee
Author: Ed Douglas & Susan Jensen - editors
Nº of Pages: 478
Page Size: 135 x 216 mm
ISBN 10: 0956930948
ISBN 13: 9780956930941
Publisher: The Alpine Club
Published Date: October 2015
Edition: 2015 - Volume 119
Binding: Hardback
Illustrations: 300+ illustrations, maps and paintings
Weight: 880g

lunes, 31 de agosto de 2015

Andes. Perú. Cordilleras andinas. Cobertura glaciar. Estudio de Walter Silverio y Jean-Michel Jaquet

Cartografía satelital de la cobertura glaciar de las cordilleras nevadas del Perú
Por Walter SILVERIO y Jean-Michel JAQUET

Resumen

La cartografía glaciar del conjunto de las 20 cordilleras nevadas del Perú fue realizada con base en el índice de Nieve Normalizado (NDSI) y la división de Banda4/Banda5 aplicados a las imágenes satelitales de Landsat 5 TM y Landsat 7 ETM+. Según nuestras estimaciones, a fines del siglo XX y comienzos del presente milenio, la cobertura total de los glaciares concentradas en las cordilleras nevadas era 1550 km2, lo que muestra un retroceso generalizado de más de 25% respecto a los valores de 1970..

Contacto:
Walter Silverio
15, av. De-Gallatin
1203 Ginebra
Suiza
F: 00 41 22 344 47 31
M: 00 41 78 872 71 87
E-mail: walter_silverio@hotmail.com

jueves, 20 de agosto de 2015

Andes. Perú. Cordillera Blanca. Cerro Parón. Vía nueva de Schäli y Gietl

Línea aproximada de la vía Chappie.
Foto Sevi Bohórquez


Primera ascensión de «Chappie» en la Esfinge del Perú

«Es un regalo increíble dejar nuestra marca en esta montaña con esta bella ruta», dijeron Roger Schäli (Suiza) y Simon Gietl (Italia) tras abrir en cinco días (del 1 al 5 de julio de 2015) una vía que nombraron «Chappie» en la granodiorítica cara E del Cerro Parón, conocido hoy como La Esfinge (5325 m), en la Cordillera Blanca de los Andes del Perú. Se trata de un nuevo recorrido entre la vía «Intuition» y el Dion's Dihedral.

Además de esta primera ascensión —600 m aprox. de recorrido, 12 largos de cuerda, dificultad máxima de 7b+— el equipo escaló la vía «Cruz del Sur» (7b, 800m aprox.) y la vía «Bohórquez-García 1985» (6c, a vista) en la cara oriental.

Apertura de la vía Chappie en la cara E del Cerro de Parón (La Esfinge) 5325 m. Foto Frank Kretschmann


Datos de interés para repeticiones

Protección: pitones y friends durante la progresón, y parabolts de 8 mm en todas las reuniones.
Roca: granodiorita vertical, sólida, compacta.
Lapso de tiempo para los repetidores: 1-2 días.
Material: 2 juegos de Camalots (hasta nº 2) y un juego de emportadores.
Aproximación: 6 horas en coche de Huaraz a la laguna de Parón, más cuatro horas de aproximación pronunciada hasta la base de la cara oriental.

Equipo: Roger Schaeli, Simon Gietl, Friedrich Maderer, Frank Kretschmann

Comunicaciones personales (c.p.) y agradecimientos
Roger Schäli, Frank Kretschmann

Véase video, y versión en alemán e inglés de la noticia

viernes, 26 de junio de 2015

Andes. Perú. Cordillera Blanca. Jangyaraju I. Cara NE. Vía nueva de Girado y Berasategi

Cara NE del Jangyaraju I. Cordillera Blanca. Andes del Perú. Foto y línea de Odie Girado y Kepa Berasategi


Posible nueva vía al Jangyaraju I 5675 m nota provisional

Odei Girado y Kepa Berasategi viajaron el 23 de mayo de 2015 de Huaraz a Collón (3400 m), centro poblado del distrito ancashino de Taricá. Aquí empezó la aproximación a pie de los dos alpinistas vascos, que recorrieron la quebrada Ishinca hasta más allá de Jatunpampa.

Antes de llegar a una gran cascada cruzaron al lado derecho del río. Subieron luego por la parte derecha (oeste) de la vaguada Jangya Urán, una subquebrada —cuyo torrente tributa al río de Ishinca— nombrada Mangya Urán en la cartografía germana antigua. Cuando llevaban seis horas de aproximación, y habían superado 1200 m de desnivel, decidieron instalar un campo base (ca. 4500 m) en una pampa (planicie) justo antes de la morrena que lleva al Jangyaraju principal.

Al día siguiente subieron por la morrena. Acamparon (ca. 4900 m) cerca del glaciar para proveerse de agua en su torrente. Tardaron dos horas en superar estos 400 m de desnivel.

Al otro día ascendieron con tendencia hacia la derecha, en dirección a la arista noroeste, para evitar el glaciar. Superaron algunos pasajes de III grado de dificultad para llegar a la base de la rocosa pared noreste, al cabo de dos horas y media. Invertirían el resto de la jornada en escalar la pared (véase imágenes de abajo), alcanzar la cumbre, rapelar hasta el glaciar y volver al campamento.

La vía, nombrada «Libre», tiene dificultad general MD+: 255 m con dificultad 6a+/A2 y otros 400 m por nieve, hielo y terreno mixto con 60°/M5.

Todo parece indicar que se trata de una vía distinta a la que Chris Turner y Mary Ambrose abrieron en 1993. Esta pareja australiana anotó, en el libro de la Casa de Guías de Huaraz, que había escalado la cara ENE y alcanzado la cima del P 5675 m o Jangyaraju II. Véase además la nota de Adam Hanlon en AAJ 1994.



Comunicaciones personales (c.p.) y agradecimientos
Odei Girado, Kepa Berasategi

Cartografía consultada
BORCHERS, Philipp (editor). Cordillera Blanca y el Callejón de Huaylas (Perú) Parte Norte 0/3a (DÖN). E.1:100.000. Munich: Klein & Volbert, 1935 y facsímil 1988.
Hoja 19-i Huari. E 1:100.000. Lima: Instituto Geográfico Nacional del Perú, reimpresión de 1995.
Map 2. E 1:100.000. En RICKER, John F. Yuraq Janka. A Guide to the Peruvian Andes, Part I. Cordilleras Blanca and Rosko. Banff: Canadian Alpine Club. New York : American Alpine Club, 1977.
Yokochi, Hayashi, Hamada. Cordillera Blanca, Parte Sur. Japón: Grupo de Montaña Naganoken, impresión de 1970. Es un croquis basado en la cartografía de Borchers, Kinzl y Schneider.

jueves, 4 de junio de 2015

Andes. Argentina. Patagonia. Cerro Marconi Sur. Cara oeste. Vía nueva de Markus Pucher

El alpinista austriaco Markus Pucher abrió con escalada natural (estilo solitario integral) la primera vía de la cara oeste del Cerro Marconi Sur, el 16 de abril de 2014. Hasta la fecha, la cima de este cerro patagónico argentino sólo había sido alcanzada por Antonio Taglialegne, que escaló la cara este, solo también, en marzo de 1995. Véase:

Planetmountain 29-05-2015
Desnivel.com 3-6-2015

martes, 10 de marzo de 2015

Andes. Seimiles. Lista inconclusa de +6000 m. Altitud sobre el nivel del mar. Parte X

Viene de Parte IX

¿Altitud sobre el nivel del mar?
Por Guillermo Almaraz

Como todas las cimas de la Tierra están medidas «sobre el nivel del mar», muchas veces surge la pregunta: ¿está el mar en todas partes al mismo nivel? Si las mareas tienen varios metros de diferencia, ¿podría provocar esto que alguna montaña mida unas veces más de 6000 metros y otras no? Para simplificar el tema, y dar rápida respuesta a los interrogantes, diremos que en 1993, durante la Conferencia Internacional para la definición del Datum Geocéntrico Sudamericano, se estableció el Sistema de Referencia Geocéntrico para América del Sur (SIRGAS): sistema de referencia geodésico producto de la densificación de una red de estaciones de alta precisión en el área continental. Actualmente el sistema cuenta con 250 estaciones distribuidas no sólo en América del Sur, sino también en América del Norte y Central, por esto se llama Sistema de Referencia Geocéntrico para las Américas.

En la ocasión participaron la Asociación Internacional de Geodesia, los Institutos Geográficos de los países participantes, el Instituto Panamericano de Geografia e Historia y la Agencia Nacional Geoespacial de los EEUU.

El Datum Vertical SIRGAS fue establecido por una Asamblea posterior, celebrada en Río de Janeiro en 1997, que deseaba definir un sistema de referencia vertical unificado para SIRGAS, establecer el marco de referencia correspondiente y adaptar al sistema moderno los sistemas clásicos de alturas existentes. El nivel de referencia de los datum verticales latinoamericanos corresponde con el nivel medio del mar registrado en diferentes mareógrafos, durante diferentes períodos de tiempo, o sea está determinado por un promedio continental. Con redes verticales se extendió a los diferentes países mediante nivelación trigonométrica de alta precisión, para establecer un nivel de referencia unificado y compatible con el Sistema Internacional de Referencia Terrestre (ITRS) o International Terrestrial Reference System.
















Estaciones del Sistema de Referencia Geocéntrico para las Américas (SIRGAS)



Conclusión

A modo de ejemplo, el Aconcagua, máxima altura de los Andes, con mayor cantidad de mediciones conocidas, se calculó en 1956 con nivelación trigonométrica por un equipo a cargo del ingeniero Eduardo Baglietto de la Universidad de Buenos Aires. Partiendo del Océano Atlántico obtuvo una altura de 6959,75 m (con margen de error de 1,18 m), que prácticamente coincidía con la obtenida 60 años antes con métodos similares desde el Pacífico por el chileno Luis Riso Patrón. Esta altura fue adoptada poco más tarde como oficial, publicada por el Instituto Geográfico Militar argentino, en la hoja Cerro Aconcagua E 1:100.000.

En 1989 la Spedizione Cóndor midió con precisión el Aconcagua y el Ojos del Salado utilizando métodos nivelación trigonométrica tradicional y GPS diferencial. Obtuvo una altura de 6962 m con un error estimado de un metro más o menos.

En marzo de 2006 una misión de científicos de las universidades italianas de Trieste, Padua y Udine, de la Universidad Nacional de Buenos Aires y del Instituto Argentino de Nivología y Glaciología instalaron en el extremo sur de la cumbre del Aconcagua una pequeña estación meteorológica. Ésta incluye instrumental extra liviano DGPS que envía automáticamente la información registrada por radio a las estaciones ubicadas en la base de la montaña y en las localidades de, Uspallata, Penitentes, Puente del Inca y Portillo en Chile. La información obtenida y corregida arrojó la medida más exacta lograda a la fecha de 6961,83 metros, con un margen de error de 27 centímetros más o menos.

Con esta breve reseña de la historia de la medición de la montaña más veces mensurada de los Andes, podemos concluir que no puede darse una respuesta absoluta al tema de la altitud de una cima, aunque con la tecnología disponible podemos llegar a conclusiones muy cercanas a la exactitud, que en muchos casos, como en el Aconcagua, puede incluso coincidir con las obtenidas por trabajos serios realizados a principios del siglo XX. Ahora, el universo opuesto es el compuesto por ciertas alturas incluidas en la cartografía oficial de los distintos países andinos, que en algunos casos tienen más de 100 metros de error.

Será tarea del andinismo de nuestra generación trabajar seriamente con objeto de unificar criterios y legarle a las generaciones futuras un catálogo de las montañas más altas de los Andes, para que la lista deje por fin de ser inconclusa.

Acerca del «último seismil virgen de los Andes», véase Las cumbres Limítrofe y Este de Sierra Nevada de Catamarca.

lunes, 9 de marzo de 2015

Andes. Seimiles. Lista inconclusa de +6000 m. Sistemas de medición de la altitud. Parte IX

Viene de Parte VIII

Sistemas de medición de la altitud
Por Guillermo Almaraz

4. Global Position System o GPS

Otra alternativa para medir una montaña es utilizar el Sistema de Posicionamiento Global o GPS. Este sistema permite determinar con precisión de centímetros la posición de un objeto, o en el caso que nos ocupa un punto del globo. El procedimiento fue desarrollado por el Departamento de Defensa de los Estados Unidos, está constituido por una red de 24 satélites que orbitan a 20.200 km de la Tierra y utilizan la trilateración —método matemático análogo a la triangulación, pero basado en circunferencias— para determinar la posición con una precisión de más o menos metros; depende de que el terminal utilizado sea diferencial o no.

El receptor localiza al menos la señal identificadora, y la hora exacta de recepción, de tres satélites de la red que la emiten. Con estos datos, el terminal calcula el tiempo que tardó en llegar la señal. Entonces, mediante triangulación inversa, determina la distancia de cada satélite frente al punto que se pretende medir. Al tener precisión sobre la posición relativa del receptor, frente a los satélites, se obtienen las coordenadas dentro del elipsoide que tiene cargado el sistema. De esta manera se convierten los datos a coordenadas, y éstas poseen una altitud.

La precisión del sistema, con más de seis satélites activos, llega a 2,5 metros sobre el geoide —forma teórica de la Tierra determinada por la geodesia— en un 95% de los casos y las fuentes de error están basadas principalmente en el retraso de la señal por efecto de la ionosfera (como máximo es el indicado), mientras que las otras señaladas habitualmente, como la cantidad de satélites activos, su ubicación relativa al receptor, la baja señal o el rebote en montañas cercanas, puede ser subsanado manteniendo activo el receptor durante 20 minutos.

Aún más exacto, prácticamente dentro de un rango de exactitud, funciona el DGPS (GPS Diferencial), sistema que permite realizar correcciones a los datos recibidos por los receptores GPS. Funciona utilizando un receptor GPS referencial fijado a una posición exactamente conocida, por ejemplo al nivel del mar o determinada por otros métodos como nivelación topográfica. Esta base referencial compara los datos recibidos por el GPS ubicado en la cumbre de una montaña, y corrige la información comparándola con la suya conocida con exactitud. El margen de error al trabajar con una estación DGPS es de centímetros. Sin embargo, si estamos frente a un sistema prácticamente exacto, que puede ser «ejecutado» personalmente, podríamos llegar a la conclusiónconcluir que con un simple receptor GPS estaríamos frente a una medición con un pequeño margen de error (2,5 m) e incluso con una estación DGPS el error prácticamente desaparecería. Hecha esta afirmación podemos decir que es así frente al elipsoide, o sea el error sobre ese cuerpo teórico no supera más de 2,5 m, pero lógicamente no coincide exactamente con la forma real del globo terráqueo; que es un cuerpo esférico y achatado en los polos que imita la forma del planeta y facilita su representación cartográfica.

Ahora bien, si tenemos una medida con un error menor y podemos conocer la diferencia entre el elipsoide y ese punto real del planeta, estaremos cerca de conocer la altitud sobre el nivel del mar de la montaña que estamos midiendo.

Los sistemas de referencia geodésica (elipsoides) permiten alta precisión y homogeneidad para el posicionamiento y la navegación, pero, como ya explicamos, no representan exactamente la forma del globo y tampoco es exacta la altitud del punto medido frente al nivel del mar. Los sistemas más utilizados en Sudamérica son el WGS84 (elipsoide de 1984) y el SIRGAS o Sistema de referencia geocéntrico para las Américas.

Entonces, ¿cómo podemos superar ese error? Debemos medir la gravedad en la cumbre de la montaña en cuestión, para «corregir» el elipsoide, y calcular la diferencia entre el geoide y el elipsoide (ondulación del geoide). Estas mediciones requieren procedimientos complejos que, de nuevo, vuelven el método poco práctico para medir con exactitud la altitud de una montaña.

Pese a lo explicado, además de considerar que en los Andes Centrales argentinos la ondulación del geoide es cercana a los 28 metros, y próxima a los 20 metros en la Puna, podremos corregir las mediciones obtenidas por el GPS «restando» esos metros para obtener alturas más cercanas a la exactitud. Como ejemplo podemos citar las obtenidas generalmente en la cumbre del Aconcagua, que rondan los 6990 m, menos 28 m, estamos en los 6962 reales. Los 6815 m del Pissis son en realidad los 6795 medidos con DGPS, y los 6920 m del Ojos del Salado obtenidos con GPS son los 6900 m que arrojan las medidas precisas utilizando DGPS. Si bien esto no es cálculo científico, ayuda a que el andinista pueda tener en cuenta cuando mide in situ una cumbre utilizando su GPS.

Como información complementaria vale recordar que hasta el 2 de mayo de 2000 el Departamento de Defensa de los EUA incluía un error aleatorio, llamado disponibilidad selectiva, dado el carácter militar del sistema. En la antigua Unión Soviética (Glonass) y en China (Beidou) se han desarrollado sistemas similares a GPS, mientras que la Unión Europea desarrolla el sistema Galileo.

Continúa en Parte X

domingo, 8 de marzo de 2015

Andes. Seimiles. Lista inconclusa de +6000 m. Sistemas de medición de la altitud. Parte VIII

Viene de Parte VII

Sistemas de medición de la altitud
Por Guillermo Almaraz

3. Interferometría Diferencial con Radar de Apertura Sintética o Virtual (SAR)

Podríamos decir que la Interferometría Diferencial con SAR es el método más moderno y preciso para generar un Modelo de Elevación Digital y, por ende, determinar la altitud de un punto de la Tierra. Un radar adosado a una plataforma aérea, que lo transporta, emite energía electromagnética y detecta el eco que regresa de los objetos reflejados. Como indica Skolnik, «la naturaleza de la señal del eco de retorno contiene información sobre el objeto». El radar trabaja con longitudes de onda entre 1 mm y 100 cm, que constituyen las longitudes de onda más amplias utilizadas en teledetección. La gran diferencia es su independencia de la iluminación solar y de las condiciones atmosféricas (nubes), porque trabaja a longitudes de onda muy superiores al tamaño habitual de las gotas de agua.

Los primeros radares se desarrollaron con sensores ópticos y estáticos, consiste en un transmisor de señal y un receptor de la señal reflejada denominada eco. Los radares se incorporaron luego a plataformas aéreas. El radar lateral aero-transportado fue el más utilizado y logró grandes resultados en la obtención de datos para generar imágenes aéreas. El desarrollo de radares de apertura sintética (SAR) posibilitó la independencia de la iluminación solar, la nubosidad y la vegetación.

Con los datos obtenidos con el radar y mediante Interferometría diferencial se mide la deformación del suelo usando pases repetidos de interferometría. Hay varias formas de crear un interferograma diferencial, pero simplificando diremos que mediante dos o tres pasadas —con un único satélite, o dos que circulan uno detrás del otro en la misma órbita— se consiguen los datos necesarios para compararlos entre sí y con la distancia del radar, obteniendo así las medidas requeridas para crear el par topográfico o modelo de elevación digital.

En este momento podemos concebir entonces el método Interferometría Diferencial con Radar de Apertura Sintética o Virtual como técnicas basadas en el proceso y el análisis de imágenes de Radar de Apertura Sintética (SAR), y los SAR como sensores activos que registran imágenes de alta resolución espacial. A partir de interferometría, los datos obtenidos son las distancias entre el satélite y la superficie del terreno, calculados mediante la medición de tiempos y desfases.

La interferometría SAR es una técnica de procesado de imagen que permite, a partir de dos o tres pases interferométricos del sensor SAR, generar el Modelo de Elevación Digital con las altitudes correspondientes.

Como método de medición de montañas, la interferometría permite determinar altitudes con mínimos márgenes de error porque neutraliza deformaciones producidas po la radiación solar, la luz, los fenómenos atmosféricos y la vegetación, utilizando un sólo vuelo de una aeronave; pero, como es lógico, se depende de la calidad de los datos obtenidos.

Actualmente el margen de error no supera los cinco metros. A partir de las imágenes obtenidas en el año 2000 por la misión SRTM se han obtenido los datos de altitud más precisos de todos los puntos de la Tierra.

La NASA, con sus «taxis espaciales», había empezado a operar en los años 80 con radares de apertura sintética o virtual. Lanzó misiones especiales como las Envisat, Radarsat o Terra con objeto de mejorar la calidad de la información. Todo cambió a partir de la Shuttle Radar Topografic Mission —Misión Topográfica de Radar en Trasbordador Espacial— conocida internacionalmente como SRTM. Este proyecto desarrollado entre la Agencia Nacional de Inteligencia Geoespacial de los EUA y la NASA obtuvo un Modelo Digital de Elevación entre los 56° S y los 60° N con imágenes de radar de alta resolución. Así logró el primer mapa topográfico de alta definición de la Tierra. Tomó las imágenes con un sistema de dos antenas del radar que voló a bordo del Transbordador Espacial Endeavour durante 11 días en febrero de 2000. Actualmente todos los modelos de Elevacion Digital tienen en cuenta estos datos.

El objetivo de presión horizontal de la misión era 20 metros, mientras que el de altura se planteó en 14,40 metros. Obtenidos los datos, se comprobó que la misión había superado tanto los requisitos de precisión vertical como horizontal. Para el continente sudamericano todas las fuentes coinciden en un error vertical absoluto promedio de mas menos 6,2 metros. Dicho concretamente, las alturas obtenidas por SRTM como máximo pueden tener 6,2 m de error vertical y las altitudes señaladas actúan como suelo, nunca una montaña podría tener una altitud inferior a la obtenida por SRTM.

Otra misión, en este caso desarrollada por la NASA junto con el Ministerio de Economía, Comercio e Industria japonés y Space Systems Japón denominada ASTER —Advance Space Borne Thermal Emisión and Reflection Radiometer—, obtuvo también datos a partir de las misiones espaciales Terra, para desarrollar un modelo de Elevación Digital a partir de los datos obtenidos en diciembre de 1999.

Por último, Jonathan de Ferranti unió todos los datos disponibles SRTM y llenó las lagunas con datos ASTER. Después completó su modelo con datos topográficos obtenidos por fotogrametría, e incluso con métodos topográficos y cualquier otra fuente fiable publicada hasta la fecha de inicio de su trabajo. En mayo de 2005, de Ferranti comenzó a tratar datos y completar el nuevo modelo. Extendió sus tareas hasta noviembre de 2012. De esta manera se obtuvo por primera vez un modelo de elevación que abarcó toda la Tierra, y se pudieron obtener mediciones de altitud utilizando un sólo software sobre un mismo modelo. El escocés dice en su web: «De vez en cuando me preguntan si tengo la intención de vender mi trabajo. La respuesta es no. Voy a seguir trabajando para que esté disponible como un servicio público y gratuito. Esta es la manera en que creo que debe ser. La teoría económica nos dice que el interés general está salvaguardado cuando el precio se basa en el costo de la reproducción, que en este caso, gracias a Internet, es nula.»

El futuro estará signado por los resultados que a partir de fines de 2014 comenzarán a publicarse de la misión TerraSAR-X–TanDEM-X.

La misión TerraSAR-X se desarrolló a partir de la colaboración entre el Centro Aeroespacial Alemán (DLR) y la empresa EADS Astrium. Fue lanzado el 15 de junio de 2007, y logró total operatividad a partir de enero de 2008. El satélite gemelo TanDEM-X, lanzado paralelamente el 21 de junio de 2010, obtuvo los datos de mayor precisión logrados hasta la fecha. Ambos satélites trabajarán durante cinco años desplazándose sobre una órbita polar, crepuscular y heliosíncrona, a 514 km de altitud, separados unos centenares de metros. Se desplazarán a lo largo del límite entre día y noche de la Tierra presentando siempre la misma cara hacia el Sol para obtener un suministro energético constante. Las imágenes obtenidas alcanzan una resolución cercana a un metro.

Mediante el uso de la base de datos World DEM, TerraSAR desarrolló el modelo Digital de Elevación Global que explotará en forma exclusiva la empresa Infoterra GMBH, cuyo único accionista, y responsable privado del proyecto, es EADS Astrium. Este Modelo de Elevación Global ofrecerá una precisión vertical relativa de dos metros, con mosaicos de 12 por 12 metros. De este modo supera la precisión de SRTM —que reconoce un error de hasta 6,2 metros—, además de aportar por primera vez homogeneidad global al relevar todas las tierras emergidas con un mismo método y durante una misma misión.

Los objetivos planteados para la misión son básicamente: el desarrollo de la cartografía topográfica en 2D y 3D a una escala 1:25.000 con la mayor precisión obtenida hasta la fecha, detección de movimientos de superficie provocados por la actividad minera o petrolífera, detección de cambios por construcción a gran escala o uso de la tierra, datos para defensa y seguridad y obtención de respuestas inmediatas en caso de emergencia basado en el breve plazo de revista: dos a tres días para recorrer toda la superficie del planeta.

Continúa en Parte IX

sábado, 7 de marzo de 2015

Andes. Seimiles. Lista inconclusa de +6000 m. Sistemas de medición de la altitud. Parte VII

Viene de Parte VI

Sistemas de medición de la altitud
Por Guillermo Almaraz

2. Fotogrametría Digital

Según Boneval, la fotogrametría se define como «disciplina cuyo objeto es estudiar y definir con precisión la forma, dimensiones y ubicación en el espacio de un objeto cualquiera, utilizando esencialmente medidas hechas sobre una o varias fotografías de ese objeto».

Aplicada a la cartografía podemos inferir que la fotogrametría es una técnica que determina las propiedades geométricas de un relieve a partir de imágenes fotográficas. Se podría afirmar que etimológicamente significaría `medición con fotografías´. Cabría decir que con una foto obtendríamos información bidimensional (longitud y anchura), y si agregamos una segunda foto desde «el otro lado» añadiríamos información suficiente para obtener la visión tridimensional o profundidad.

Los primeros trabajos con fotogrametría aplicada a la cartografía datan de la década de 1980. En ésta era de uso habitual la teledetección —uso de mecanismos para adquisición de imágenes, por ejemplo los sensores adosados a los satélites para lograr las «imágenes satelitales»—, pero la fotogrametría no había sido utilizada y justo a partir de la década de 1990 empezó el uso de procedimientos digitales. Esto permitió el desarrollo de la Fotogrametría Digital y la obtención de modelos de información geográfica. La fotogrametría analítica —aplicación de modelos matemáticos a objetos físicos a partir de fotografías— daba lugar a la fotogrametría digital; es decir, la aplicación de esos modelos a partir de fotografías digitalizadas y utilizando un software específico.

Llegado a este punto, podemos afirmar que la fotogrametría digital satelital otorgó en su momento la mayor precisión posible al determinar la altura de una montaña, pero siempre se dependería de la resolución de las imágenes utilizadas; lo que podría generar errores en algunos casos.

Argentina y Brasil han desarrollado y puesto en órbita sensores y plataformas de observación terrestre, aunque todavía no han desarrollado software propios. Todos los países andinos manejan las técnicas y procedimientos asociados a la teledetección y a los sistemas de información geográfica (SIG) generando su propia cartografía mediante fotogrametría digital.

Continúa en Parte VIII

jueves, 5 de marzo de 2015

Andes. Seimiles. Lista inconclusa de +6000 m. Sistemas de medición de la altitud. Parte VI

Viene de Parte V

Sistemas de medición de la altitud
Por Guillermo Almaraz

1. Nivelación Topográfica

Es el método histórico. Todas las montañas del mundo han sido originalmente medidas por nivelación topográfica. La imagen que representa este método es el topógrafo recorriendo la cordillera utilizando el teodolito.

La topografía es una disciplina geométrica aplicada a la descripción de la realidad física del terreno. Agrupa métodos planimétricos, para distancias, y altimétricos, para alturas. La altimetría tiene por objeto determinar diferencias de cota entre puntos de la superficie terrestre utilizando medios ópticos topográficos mediante la medida de ángulos y distancias.

Los métodos altimétricos son básicamente nivelación barométrica (la menos precisa), nivelación trigonométrica y nivelación geométrica. La principal fuente de error de este método puede estar en los fallos mecánicos de los elementos utilizados para medir y en la refracción atmosférica; fenómeno por el cual la luz en la atmósfera altera la percepción de los elementos.

¿Cómo se realiza esta medición? Utilizando por lo común una cinta métrica y un teodolito —instrumento de precisión que se usa para medir ángulos— fijado en un trípode, se mide una línea base y se calcula el triángulo rectángulo que se forma con la cumbre a medir.

El topógrafo elige dos puntos A y B de idéntica altitud y mide la distancia que los separa. Se sitúa en uno de ellos (A), apunta con el teodolito a B y después al C o cima de la montaña. Obtiene así el valor del ángulo X. Repite la operación desde B, apuntando a C y a A, lo que le da el valor del ángulo Y.

Por otra parte, el punto D es la proyección de C sobre el plano formado por ABD. Conociendo la distancia AB y los ángulos X e Y, puede conocerse la distancia BD. Como el triángulo BCD es rectángulo, y además el topógrafo conoce el valor del ángulo Z, apuntando con el teodolito desde B a C, puede calcularse con facilidad la altura H que existe entre el plano ABD y la cima C. La suma de la altitud de la línea base y H nos da la altitud de la montaña.

Actualmente el teodolito ha sido remplazado por la estación total compuesta por un teodolito electrónico con un dispositivo de medición de distancia.

Durante la vigencia del sistema, y a partir de la necesidad de los países de obtener sus propios mapas, se comenzó a establecer medidas con redes de triangulación y fijar cotas desde donde empezaran con exactitud las mediciones. En 1783 comienza la Principal Triangulación Británica fijando las bases para cartografiar el Reino Unido, mientras que en 1801 el Servicio Trigonométrico de la India fijó sus primeras cotas y a partir de ellas la triangulación del Monte Everest.

Continua en Parte VII

Andes. Seimiles. Lista inconclusa de +6000 m. Parte V



Viene de Parte IV

¿Cómo está medida la altitud?
Por Guillermo Almaraz

Al preguntarnos cómo está medida la altitud abordamos un nuevo problema. Habitualmente conocemos varias altitudes sobre el nivel del mar para una misma montaña. La «altitud» es técnicamente la `distancia vertical de un punto de la Tierra respecto al nivel del mar´, en cambio, la «altura» `indica la distancia vertical entre dos puntos de la superficie terrestre´.

Casos emblemáticos son las medidas acerca de los 7000 m del Aconcagua, del Ojos del Salado y del Ancohuma, acerca de los 6500 m del Cachi, del Coropuna o del Galán y los ya célebres seismiles del Chañi, del Pucahirca, del Caraz, del Acay o del Plata. ¿Estas diferentes medidas son producto de errores o existen diversos sistemas de medición? ¿Es posible que el mapa oficial de cada país indique una altura muy diferente a la que nos indica el GPS?

Ambas preguntas tienen respuesta en la explicación de cuántos sistemas hay para medir la altitud de una montaña, o de una cima concreta, en la actualidad. Básicamente son cuatro: 1) Nivelación Topográfica utilizando medios ópticos (toda la cartografía hasta los años 90), 2) Fotogrametría digital de imágenes satelitales —actualmente los mapas de los IGN de los países andinos utilizan este método—, 3) Interferometría Diferencial con Radar de Apertura Sintética (DInSAR) y 4) el uso del Sistema de Posicionamiento Global Diferencial (DGPS ).
Nota. Históricamente se utilizó el método del colombiano Francisco José de Caldas, quien definió en su obra publicada póstumamente en 1819 un método para determinar la altitud en función de la variación del punto de ebullición del agua: a mayor altitud, disminuye la temperatura necesaria para que el agua hierva. Para medir este punto ideó el hipsómetro, instrumento que utiliza la dependencia existente entre el punto de ebullición y la presión atmosférica reflejándola en una tabla.
Continúa en Parte VI

Lectura recomendada

1) FELICÍSIMO, Ángel Miguel. Descripción y análisis del relieve.
2) SÁNCHEZ SOBRINO, José Antonio. Introducción a la Fotogrametría. E.T.S.I. Cátedra de Topografía.
3) URRUTIA MARTÍNEZ, Javier. Curso de cartografía y orientación.

miércoles, 4 de marzo de 2015

Andes. Seimiles. Lista inconclusa de +6000 m. Parte IV

Viene de Parte III

Orometría en busca de la objetividad
Por Guillermo Almaraz

Para comenzar a hablar sobre esta novel disciplina debemos seguir sin dudar al español Javier Urrutia, quien con sus definiciones francas y claras nos introduce de manera simple en la orometría.

Nevado Yayamari (6007 m), renombrado nevado Montura por su forma de silla de cabalgar. Cordillera Vilcanota. Perú. Foto Consuelo Amorós


¿Qué estudia la Orometría? Los accidentes geográficos, especialmente de las montañas, intentando descubrir la verdadera relevancia geográfica de las mismas basándose en criterios más allá de su simple altitud. Con los estudios orométricos pretendemos que la selección de los +6000 m que esperamos establecer sea objetiva, basada en procesos de medición (cuantificadores orométricos) y evaluación de resultados. Concretamente buscamos agrupar las montañas de acuerdo con el criterio prefijado y plasmarlas en una lista para elaborar el Catálogo de cimas.

1. Conceptos básicos
Cuantificador Orométrico. Es toda magnitud física que exprese una propiedad métrica de la montaña.
Altitud. Es la medida sobre el nivel del mar de una montaña. Existen varios sistemas para establecerla. Más adelante abordaremos cuáles son, su precisión y cómo mensurar los errores.
Prominencia. La prominencia o reascenso o factor primario es el desnivel mínimo que debemos descender para llegar a otra montaña cualquiera que sea más elevada. A veces no resulta sencillo determinar la prominencia, pues la montaña más elevada que necesitamos encontrar para determinar el desnivel no es la «vecina», sino que está a miles de kilómetros. El problema radica en encontrar ese collado. El método tradicional sigue las curvas de nivel en una carta topográfica. Hoy existen programas de tratamiento de datos que determinan exactamente el punto. El primero que clasificó las principales prominencias del mundo fue el escocés Jonathan de Ferranti para lo cual desarrolló un software específico.
Dominancia. Es la relación entre la prominencia y la altitud de la montaña, expresada en un porcentaje. Clarifica qué porción de la altitud de la montaña está «invertida» en su prominencia.
Punto Mínimo o «saddle».1 Es el collado o punto más bajo que debe atravesarse para unir la montaña en cuestión con la más alta y cercana.
Aislamiento. Es la distancia que separa una montaña con otra más próxima que sea más elevada. Greg Slayden propuso la teoría de agrupar las montañas por su aislamiento, o sea que sólo incluiría en su catálogo todas aquellas que están a más de determinada distancia aisladas de sus vecinas. Explica que si uno está parado en una cumbre y sube el nivel del mar ¿hasta dónde tiene que nadar para llegar a la primera partícula de tierra firme?
2. Tipos de cuantificadores orométricos
Verticales. Establecen una medida en dirección vertical: altitud, prominencia y dominancia.
Horizontales. No establecen una medida directa sobre la montaña, sino de forma indirecta a través de una medida sobre la horizontal: aislamiento.
Combinados. La potencia es la única y establece la relación entre la prominencia y el aislamiento.
Continúa en Parte V

Nota ed.
1) «Saddle» se refiere en realidad a un collado con forma de `silla de montar´, aunque en este contexto equivale a su «seat» o `asiento´.

martes, 3 de marzo de 2015

Andes. Seimiles. Lista inconclusa de +6000 m. Parte III

Viene de Parte II

¿Cuándo es independiente una montaña?
Por Guillermo Almaraz

El primer punto considerable para «clasificar» los +6000 andinos es establecer criterios que determinen cuándo una montaña es independiente de su vecina.

La interrogante surge cuando frente a un cordón o un macizo con varias cimas nos preguntamos ¿cuántas montañas hay? Las respuestas posibles son básicamente dos: ¿hay una montaña con dos cumbres, o hay dos montañas? Para determinar esto debemos encontrar una medida que nos indique cuándo hay dos montañas, o cuándo hay sólo una grande con dos cimas; o más.

1. Criterio toponímico

Históricamente, el primer intento de contestar la interrogante fue a través de la «identidad toponímica», significa que `una montaña es independiente si tiene nombre´.

Con un rápido repaso a la historia, el tema se planteó al dilucidar cuántas cumbres de 4000 metros o más había en los Alpes. En esta cordillera, desde los años 20 se habían contabilizado 76 de ellas. El austríaco Karl Blodig (1859–1956) logró escalarlas todas, detallando en su obra Die Viertausender der Alpen9 (Los cuatromiles de los Alpes, 1923) un informe por cima con el criterio de la independencia toponímica.


La obra de Blodig, reeditada innumerables veces, incluso completada por otros autores, es ya clásica del alpinismo y punto de partida para la clasificación de cimas de todas las cordilleras del mundo.

En 1938 Kenneth Mason fue el primero en publicar un catálogo de cimas del Karakorum,10 donde recopiló montañas y picos sin distinción entre principales y secundarios. Este trabajo está basado en el criterio toponímico, que prevalecerá durante muchas décadas más; en alguna medida aún es posible encontrar intentos de clasificación basados en la independencia toponímica.



Hace apenas unas décadas, Adams Carter, director del American Alpine Journal (AAJ), en su Clasificación de los Himalayas11 (1985) siguió el criterio toponímico sin distinguir entre montañas y cimas subsidiarias o secundarias.

Situándonos en los Andes, todavía existen varias listas donde se aplica el criterio del topónimo. Por esto se ha considerado el Alma Negra como una montaña distinta a La Mesa —situada en la cordillera de la Ramada, San Juan, Argentina—, pese a que si nos situamos en la base de dicho cordón sin conocer los nombres propios de los picos pensaríamos que es una montaña con dos cimas. Casos análogos son la Sierra Nevada y la cumbre del Laudo, el Jatunriti (o Chumpe) y el Colquecruz, el Walter Penck y el Olmedo, el Yerupajá y el Rasac, el Sarapo y el Siulá Grande y muchos otros.

Este criterio a todas luces no da una solución integral, infinidad de montañas poseen varias cimas, podría darse el caso en que alguien nomine alguna de éstas y sea considerada a partir del momento una montaña distinta.

Superado este razonamiento, el ámbito experto andinista interesado en el consenso comenzó a hablar de prominencia o reascenso.

El cerro La Mesa, con su cima secundaria Alma Negra. Foto colección de Uwe Kraus.



2. Criterio de la prominencia o reascenso

Los primeros que comenzaron a hablar de «prominencia» o «reascenso» fueron los británicos con la denominación «caída». Sin embargo, fue el alemán Günter Oskar Dyhrenfurth, con nuestro conocido Anders Bolinder, quien usó el criterio de prominencia para confeccionar los listados de cumbres con 7000 o más metros publicada en Berge der Welt (Montañas del Mundo), avalados por la Fundación Suiza de Investigación Alpina.12 También el geógrafo polaco Jerzy Wala en sus listados de +6000 m y +7000 m aplica el concepto de reascenso años después. Bolinder continuará aferrado a la noción tras la muerte de Dyhrenfurth, y la aplica al catálogo de cumbres de los Andes.

La teoría de la Prominencia fue ganando importancia a lo largo del mundo, varios catálogos de cumbres fueron viendo la luz bajo este criterio. En la década de los 60 «los Colorado fourteener» —los 14.000 (en pies) del Colorado en USA— se determinaron por el reascenso, seguramente es el primer listado basado exclusivamente en el reascenso desde el colllado más bajo con la montaña vecina más alta.

En 1981 Steve Fry desarrolla la teoría, otros seguirían sus directrices: James Clerk Maxwell, Aaron Maizlish , David Metzler, Carl Mills, David Olson y Greg Slayden. Ya en el nuevo siglo Eberhard Jurgalski avanza hasta el criterio de la «Prominencia Orometrical», pero antes volvamos al inicio del reinado del «Criterio de la Prominencia».

Había que determinar una medida exacta para «la prominencia», pronto se estableció que el reascenso mínimo exigido era de 30 metros (antiguo largo de una cuerda) para considerar que existía un pico. Esta medida fue multiplicada luego por 10, y este total de 300 m fue el exigido para dar independencia a una montaña.

El criterio fue recogido por la Union Internationale des Associations d'Alpinisme (UIAA ) y, en su Boletín 145 de marzo de 1994, publicó la Lista Oficial UIAA de los 4000 de los Alpes. En este documento se validan tres criterios para considerar independiente una cima y de esta manera se establecen 82 cimas de 4000 m en los Alpes.


Este intento de la UIAA, si bien establece un criterio y una medida de cierta «dureza» (Prominencia y 300 m respectivamente), no resuelve el problema de fondo porque agrega dos criterios extras que podemos considerar subjetivos.








Versión en alemán de The 4000ers of the Alps: Official UIAA List. Boletín UIAA, nº 145, marzo de 1994.



Criterios de la UIAA
Topográfico: Será independiente toda montaña que tenga 300 o más metros de prominencia. Los puntos con más de 30 metros de reascenso serán cimas en la montaña. Este criterio puede complementarse con la distancia (en proyección horizontal) entre la cima en cuestión y la próxima cumbre de 4000 m.
Morfológico: Tiene en cuenta la estructura y propiedades de la apariencia general de la montaña; hombros, antecimas, espolones, etc.
Alpinísitico: Considera la importancia de una cima desde el punto de vista alpinístico, como la calidad de las rutas que la alcanzan, la frecuencia con que se escala o la importancia histórica.
La necesidad de consensuar una sola lista, incluir los criterios morfológico, y más aún los alpinísticos, abre un abanico interminable de posibilidades que nos hace pensar que no estamos cerca de una solución definitiva.

Pese a la salvedad descrita y al antecedente del trabajo de Bolinder, podemos llevar a los Andes el criterio de la Prominencia y lógicamente «adaptarlo» al «tamaño» de la montaña, pues no hablaremos de cuatromiles sino de seismiles. Si la UIAA establece para los Alpes una prominencia de 300 m, para los Andes se deberá pedir por correlato lógico más que 300 y menos que 2000 pies (610 m, exactamente 609,60 m); medida utilizada en el Himalaya.

El primero en abordar el tema en los Andes fue el escocés John Biggar, quien realizó el primer catálogo de los +6000 en 1995, que incluyó en su libro The High Andes; Los Altos Andes.13 En esa oportunidad utilizó la medida de 400 m de prominencia y clasificó 99 cumbres de +6000 m. Actualmente Biggar tiene clasificadas en su web todas las montañas superiores a 5000 m, con el criterio de 400 m de prominencia. Este autor marcó un hito en la clasificación de cumbres andinas, fue el primero (y uno de los pocos) que asumió el trabajo con una base conceptual aceptable y estudió probablemente el 100% de la cartografía disponible en todos los países andinos.

La media de 400 m parece adecuada, pero veremos en el próximo acápite (párrafo) que tanto los 300 m en una montaña de 4000 m o los 610 m en una de 8000 m, representan el 7,5% sobre la altura total; que para los Andes equivaldría a una prominencia de 450 m.

3. Criterio de la dominancia

Mas acá en el tiempo, ciertos autores europeos, entre los que destaca nuevamente Eberhard Jurgalski, comenzaron a hablar de la Teoría de la Dominancia como un paso más allá para determinar cuándo una montaña es montaña.

El mismo Jurgalski explica que los fundamentos y la sistemática de la teoría fueron descritos por primera vez en 2001 y publicados en 2004 en Wissenschaftliche Alpenvereinshefte nº 39 - Die Gebirgsgruppen der Alpen, por los Clubes Alpinos alemán y austríaco.14

La gran aportación de la teoría es la que Jurgalski llama prominencia proporcional o, propiamente dicho, «Prominencia Orometrical». Este criterio fundamentado en la Teoría de la Dominancia indica el porcentaje de independencia de cada elevación sin que importe la altura, el tipo de montaña o el relieve. Básicamente se obtiene el porcentaje que representa la prominencia en la altura total de la montaña. Por ejemplo, la dominancia de un pico de 6100 m con reascenso de 500 m (500 x 100 / 6100) es 8,19%.

Establecida esta nueva teoría, se intentó llevarla a todas las cordilleras del mundo para establecer un criterio global aplicable a todo el planeta. Surgió en este punto la interrogante sobre si el 7,5% de dominancia (adecuado en los Alpes) o los 7,62% —establecido previamente para los ochomiles—, era lógico para el resto de las cordilleras y en tal caso establecer la línea en 7,5%.

Tras un estudio pormenorizado del mundo, Jurgalski propuso establecer el 7% de dominancia para considerar una montaña independiente y aplicarlo sin tener en cuenta divisiones políticas, de forma neutral, tomando el planeta como una unidad natural.

Para terminar, rescato lo dicho por Ernst Höhne, quien explica que los intentos por clasificar cordilleras o montañas por sistemas políticos, locales, históricos, simplemente arbitrarios o con varios al mismo tiempo son «francamente inviables»; el único lógico es el geográfico.

Sólo queda añadir que cualquier intento de reunir en una lista los seismiles andinos deberá basarse en la Teoría de la Dominancia, atendiendo, lógicamente, a los principios básicos de la Orometría —disciplina, de la geografía física, que mensura las montañas— para evitar un resultado francamente inviable como menciona el citado geógrafo alemán.

Continúa en Parte IV

Fuentes de consulta
9) BLODIG, Karl, DUMLER, Helmut. Viertausender der Alpen. München, Deutschland: Bergverlag Rother, 1973.
10) MASON, Kenneth. Karakoram Nomenclature. The Himalayan Journal, vol. 10. [Numbai], India: The Himalayan Club, 1938.
11) CARTER, H. Adams. Clasification of the Himalaya. The American Alpine Journal (AAJ). New York: American Alpine Club. 1985, pp. 109-142.
12) BOLINDER, Anders. Die erschliessung der südlichen Puna de Atacama. Berge der Welt, 1966/67. Zürich: Schweizerische stiftung für alpine forschungen. 1967, pp. 213-225.
13) BIGGAR, John. The High Andes. A guide for climbers. Kirkcudbrightshire, Scotland: Andes, 1996.
14) GRIMM, Peter, MATTMÜLLER, Claus Roderich, MARAZZI, Sergio, ZAHN, Paul, JURGALSKI, Eberhard. Die Gebirgsgruppen der Alpen. Ansichten, Systematiken und Methoden zur Einteilung der Alpen. München: Deutscher Alpenverein, 2004.

lunes, 2 de marzo de 2015

Andes. Seimiles. Lista inconclusa de +6000 m. Parte II

Viene de Parte I

Búsqueda de una lista de +6000 consensuada
Por Guillermo Almaraz

En 2002 publiqué un trabajo donde planteaba que con más de 100 años de andinismo no se debía excluir montañas que tuvieran identidad histórica o cartográfica, siempre y cuando tuvieran al menos 300 metros de reascenso. En definitiva, era un criterio «humano» frente a la necesidad de encontrar una solución más «aritmética». Incluí en este trabajo 105 montañas.8

La lista de Biggar ocupó con el tiempo el lugar por excelencia, incluso con la publicación de nuevas cartas amplió a 102 el número definitivo de seismiles. Al basarse en las alturas oficiales de cada país andino dejó poco lugar a la discusión.

En 2011, encontré un trabajo de Máximo Kausch en altamontanha.com que me sorprendió. Basaba su estudio en criterios consensuados por la UIAA, donde además del topográfico —reascenso de más de 300 m— sumaba el morfológico y por último el «montañístico». De esta manera el criterio aritmético utilizado hasta ese momento era «corregido» por la geología e incluso por la historia. Además, basaba las alturas en la cartografía de cada uno de los países y las corregía con los datos disponibles de SRTM (modelo digital del terreno) y el sistema de observación ASTER.

A finales de 2012, como si fuera una paradoja, al llegar a la cumbre del San Francisco, un +6000 en la Puna de Atacama, me sorprendió que el último testimonio incluido en el libro de cumbre fuera precisamente de Máximo Kausch; andinista argentino que recorría la cordillera tratando de alcanzar la mayor cantidad de seismiles y midiendo alturas con su GPS.

Poco después contactamos por Facebook, intercambiamos ideas y definió pronto su objetivo: «Tengo interés en que nosotros los [sudamericanos] hagamos un esfuerzo y conformemos una lista nuestra con criterios de verdad para finalmente decir cuales son los +6000 de los Andes. Hay muchos problemas de toponimias sobre todo en las cordilleras peruanas o el Cordón del Cachi-Palermo, donde todavía se discute o no se conocen los nombres de las montañas. Estamos en 2012 y todavía discutimos cuales son las montañas o como se llaman, eso tiene que cambiar.»

Creo que estamos en el momento justo para dar el último impulso y lograr una lista consensuada. Otrowski, Paryski, Bolinder, Echeverría, Brignone, Reinhard, Horne, Reuter, Biggar, Bracali (descanse en paz), Kausch y otros entre los que me incluyo, aportamos opinión y análisis, pero como dijo Kausch, deberemos ser los sudamericanos quienes la terminemos y deje así de ser la lista inconclusa.

Continúa en Parte III

Fuentes de consulta
8) ALMARAZ, G. Las montañas más altas de América. Anuario Club Andino Bariloche, 2005. Es extracto de lo publicado, con el mismo título, en la desaparecida página web www.aventura.com.ar/montañismo/

sábado, 28 de febrero de 2015

Andes. Seimiles. Lista inconclusa de +6000 m. Parte I

«Emprendí la labor de compilar una lista de todas las cumbres andinas que fueran superiores a 6000 metros, indicando la fecha de ascensión y el nombre de sus primeros vencedores. Esta lista representa un sector de la historia del andinismo, por ende espero podrá resultar de alguna utilidad.» Viktor Otrowski, Polonia (1905–1992)


OTROWSKI, Viktor. Más alto que los cóndores. Buenos Aires, Argentina: Albatros, 1954.


La lista inconclusa de seismiles (+6000) andinos
Por Guillermo Almaraz

La mítica cota 6000 m en los Andes es la vara que señala lo más alto del resto de las montañas. Cruzar esa línea implica transitar la gran altitud. Cada año más andinistas buscan conocer qué hay por encima de esa cota.

Clasificar una cordillera ha sido siempre una cuestión controvertida, y una lista tan amplia de los +6000 —abreviatura de seismiles o cumbres andinas de 6000 metros o más— aún despierta polémica.

Los primeros que abordaron el tema, sumando las cumbres en una reducida lista, fueron los alpinistas polacos que desarrollaron una gran campaña en los Andes en los años 1934 y 1937. En la segunda edición (1954) de Más alto que los Cóndores, su autor, Viktor Otrowski, reunió, de acuerdo con la cartografía oficial, las montañas superiores a 6000 metros.

Unos años después, otro andinista polaco, Witold H. Paryski, enumeró los +6500 basándose en un trabajo mayor que reunía todos los seismiles en la revista Taternik.1

El sueco Anders Bolinder, un pionero en los Andes y en las crónicas andinas, publicó en 12 páginas del anuario suizo Mountain World de 1966/67 un trabajo bastante exhaustivo —con un prefacio de Witold Paryski— acerca de los Andes y sus cimas más altas.2

Huascarán Norte 6654 m (izquierda) y Huascarán Sur 6768 m, vertiente occidental.
¿Es una montaña con dos cumbres? ¿Son dos montañas? En el extremo derecho destaca la cima 6432 m (6410 m), en la arista sureste. Cordillera Blanca. Perú.
Foto Ignacio Ferrando Marguelí 1996


En Chile, al otro lado de la cordillera, el primer sudamericano que afrontó (y aún afronta) seria y metódicamente el tema fue Evelio Echevarría; máximo conocedor y recopilador de la historia del andinismo. Sus publicaciones en la Revista Andina y las listas incluidas en el American Alpine Journal (AAJ) de 1963 y 1973 fueron los primeros y más precisos trabajos que agruparon a las cimas andinas.3

En Argentina, Alfredo Brignone, director de la revista La Montaña, enumeró a partir de su nº 11 (1968) las Montañas Argentinas; lógicamente empezando por los seismiles. El trabajo se basaba en las cartas del Instituto Geográfico Militar (IGM) y los datos de Evelio Echeverría. Fue la lista pionera del país, y dio lugar a otras que se completarían en el futuro con los seismiles del resto de los países andinos.4

Mientras el norteamericano Johan Reinhard se centraba en los +6500 (en 1990),5 al igual que el canadiense Gregory Horne (en 1993),6 el escocés John Biggar comenzó a compilar desde 1995 la lista definitiva de seismiles7 teniendo en cuenta la cartografía oficial de los países involucrados, pero sumando el «reascenso» como variable. Reascenso significa en este caso que `un seismil sin al menos 400 metros desde el collado más alto que lo une a la montaña vecina queda fuera de la lista´. Con los mapas vigentes en el año 1996, la lista incluyó un total de 99 montañas.

Continúa en Parte II

Fuentes de consulta
1) PARYSKI, Witold Henryk. Taternik, nº 6, 1947, y 1956, nº 3-4, 1947.
2) BOLINDER, Anders. The exploration of the southern Puna de Atacama. Mountain World, 1967. Tiene versión en alemán. Die erschliessung der südlichen Puna de Atacama. Berge der Welt, 1966/67. Zürich: Schweizerische stiftung für alpine forschungen. 1967, pp. 213-225.
3) ECHEVARRÍA, Evelio. A Survey Andean of Ascents. American Alpine Journal (AAJ). New York: American Alpine Club. 1962, pp. 155-192; 1963, pp. 425-452
— A Survey of Andean Ascents: 1961-1970; AAJ 1973, pp. 341-402.
Revista Andina. Santiago de Chile: Club Alemán Andino. Abundantes datos en distintos números.
4) BRIGNONE, Alfredo J. Montañas Argentinas. La Montaña, nº 11, 1968, pp. 40-41. Revista de la Federación Argentina de Montañismo y afines.
5) REINHARD, Johann. Heights of interest. South American Explorer Club Journal, n° 26, 1990.
6) HORNE, Gregory. Central Andes. High adventure from start to finish. Climbing, nº 12, 1987.
7) BIGGAR, John. The High Andes. A guide for climbers. Kirkcudbrightshire, Scotland: Andes, 1996.

viernes, 27 de febrero de 2015

Andes. Orografía. Cordilleras. Demarcación. Parte II

América del Sur y los Andes. Fuente NASA


Sistemas orográficos andinos con sus principales cumbres
Por Evelio Echevarría (Véase introducción en Parte I)

La presente lista de los diferentes sistemas orográficos que forman la Cordillera de los Andes sigue una dirección de norte a sur y por países. Cada sistema está numerado e identificado con su presente nombre, ya el oficial o el más conocido y aceptado dentro de cada país y cada región. Cada sistema figura con el nombre o nombres adicionales (entre paréntesis) que se le conocen o que se usen a veces, y debajo el nombre y la altura de la elevación máxima del sistema.

Andes de Venezuela

Sierra Nevada de Mérida
   — Pico Bolívar, 5002 m
Sierra de la Culata (Sierra del Norte)
   — Pico Piedras Blancas, 4762 m
Sierra de Santo Domingo (Sierra del Sur)
   — Pico Mucuñuque, 4672 m

Andes de Colombia

Sierra Nevada de Santa Marta
   — Pico Simón Bolívar, 5775 m
Cordillera Central
   — Pico Mayor del Huila, 5360 m
Sierra Nevada de Cocuy (Sierra Nevada de Güican, Sierra Nevada de Chita)
   — Pico Alto Ritacuba, 5464 m
Sierra de Nievecita (Nievecitas del Cielo)
   — Nievecitas del Cielo, ¿4880 m?
Páramo de Sumapaz (Nevado de Sumapaz)
   — Pico El Nevado, ¿4320 m?
Nota. Estas tres últimas regiones (3, 4 y 5) pertenecen a la Cordillera Oriental de Colombia. A veces la Sierra de Nievecita figura en mapas como extremo norte de la Sierra Nevada de Cocuy. El nombre «páramo» significa ‘bofedal o desierto de altura’, pero el Páramo de Sumapaz contiene unos 30-40 picachos sobre 4000 m, muchos sin cartografiar.
Andes del Ecuador

Cordillera Occidental
   — Chimborazo, 6310 o 6266 m
Cordillera Central
   — Volcán Cotopaxi, 5897 m

Andes del Perú

Cordillera Huaylillas (Alto Chicama, Quiruvilca)
   — Cerro Huaylillas, 4947 m
Nota: Es posible que el Nevado Pelagatos (4930 m) pase a ser la elevación máxima de la región, si no se confirma la altura del Cerro Huaylillas, que rara vez figura en mapas.
Cordillera Pacra (Cordillera de Conchucos, Cordillera Rosco (Rosko), Cordillera Norte, Cordillera Acuán)
   — Nevado Acuán, Pacra o Rosco Grande, 5118 m
Cordillera Blanca
   — Nevado Huascarán Sur, 6768 m
Cordillera Negra
   — Cerro Rocarre, 5187 m
Cordillera Chaupijanca (Cordillera Huallanca)
   — Nevado Pampash o Huamán Huequi, 5338 m
Cordillera Huayhuash
   — Nevado Yerupajá o Yarupajá, 6632 m
Cordillera Millpo (Milpo)
   — Nevado Millpo, 5421 m
Cordillera Raura
   — Nevado Santa Rosa, 5706 m
Cordillera Jatún Chácua
   — Nevado Chácua Grande, ¿5350 m?
Cordillera Central (Cordillera de la Viuda para la zona al norte del río Rímac, y Cordillera Cascacocha para la zona al sur del mismo río)
   — Nevado Rajuntay o Raujunte, 5477 m
Cordillera Huaytapallana
   — Nevado Huaytapallana o Lasontay, 5572 m
Nota. No está claro si el macizo al sur, llamado Huaytapallana Caru, es parte de la Cordillera Huaytapallana o forma un sistema independiente.
Cordillera Huarochirí (Cordillera Pariacacca, Nevados de Cochas, Cordillera Central)
   — Nevado Tuyucoto o Tullujuto, 5751 m
Cordillera Yauyos
   — Nevado Ticlla o Cotoní, 5817 m
Cordillera Yauricocha
   — Nevado Tanraniyoc, 5431 m
Nota. El nombre de esta cordillera no es oficial ni esta confirmado por el uso. Está situada a unos 20 kms al sureste de la Cordillera Yauyos, separada de ésta por el río Cañete. El eje del macizo, que recibe su nombre de los centros mineros de Yauricocha, está en las coordenadas de 12°30'S y 76°40'O.
Cordillera Chonta
   — Nevado Citac, 5328 m
Cordillera Oriental
   — Nevado Huagoruncho, 5723 m
Cordillera Huanzo
   — Cerro Chancoaña, 5494 m
Cordillera Chila
   — Nevado de Chila, 5651 m
Cordillera Ampato
   — Nevado Coropuna o El Toro, 6425 m
Cordillera Occidental (Cordillera Volcánica)
   — Nevado Chachani, 6052 m
Nevados de Condoroma
   — Nevado de Luli, 5271 m
Nevados de Pomasi
   — Cerro Minapunta o Yanahuara ¿5461m?
Nota. El único mapa que ha registrado los nombres Nevados de Pomasi y Nevados de Condoroma es el Millionth Map (‘mapa al millonésimo’), hoja «Puno-Río Beni» de la American Geographical Society, Nueva York, 1927.
Cordillera Vilcabamba
   — Nevado Salcantay, 6271 m
Cordillera Urubamba
   — Nevado Huacrahuilki, Verónica o Padre Eterno, 5897 m
Cordillera Vilcanota
   — Nevado Asuancati o Ausangate, 6372 m
Cordillera Carabaya
   — Nevado Allín Capac, 5748 m
Cordillera Aricoma
   — Nevado Aricoma Grande, 5300 m o Nevado Jalahuana, 5300 m
Cordillera Apolobamba    — Nevado Chaupi Orco, 6044 m
Nota. Perú comparte esta cordillera con Bolivia y las cumbres mayores están en la frontera política. Algunas expediciones han señalado al Nevado Chaupi Orco Norte, con 6100 m, como su elevación máxima.

Andes de Bolivia

Cordillera Apolobamba
   — Nevado Chaupi Orco, 6044 m
Nota. La misma información de la nota de la Cordillera Apolobamba, Andes del Perú.
Cordillera Ayancuma (Cordillera de Muñecas, Morocullu, Chucchu)
   — Cerro Chucchu, 5237 m
Cordillera Real
   — Nevado Ancohuma, 6427 m
Cordillera Quimsa Cruz (Cordillera de Tres Cruces)
   — Nevado Jacha Cunocollo, ¿5820 m?
Cordillera Santa Vera Cruz
   — Nevado Cunocollo o Cerro Santa Vera Cruz, 5560 m
Cordillera de Potosí
   — Cerro Cunurana, 5056 m
Nota. El nombre de esta cordillera es puramente geográfico. Por tradición local y regional, los habitantes llaman Cari Cari a la mitad norte y Andacaba, a la mitad sur. Están separadas ambas partes por la planicie de Molino Pampa.
Cordillera de los Frailes
   — Cerro Cusiño, ¿5450 m?
Cordillera Azonaques (Cordillera Azanaque)
   — Cerro Azonaque, 5021 m
Cordillera de Cocapata (Cordillera del Tunari)
   — Cerro Pirhuata, 5060 m
Cordillera Occidental
   — Nevado Sajama, 6520 o 6542 m
Cordillera Chichas (Cordillera Nor Chichas-Cochas)
   — Cerro Chorolque, ¿5614m?
Cordillera Lípez (Cordillera de Sud Lípez)
   — Cerro Uturuncu, 6008 m

Andes de Chile
Andes del Norte (Puna)
   — Nevado Ojos del Salado, 6893 m
Cordillera Central
   — Cerro Tupungato, 6570 m
Andes del Sur (Cordillera del Sur)
   — Cerro Campanario, 3949 m
Andes Patagónicos
   — Cerro San Valentín, 3910 m
Tierra del Fuego (Andes Fueguinos)
   — Cerro Shipton, 2568 m
Nota. Dentro de Chile, el nombre de «Andes Australes» comprende tanto los Andes Patagónicos como la Tierra del Fuego.
Andes de Argentina
Andes del Norte (Andes del Noroeste Argentino -NOA-, Puna)
   — Nevado de Pissis, 6884 m o Nevado Ojos del Salado, 6893 m si esta altura oficial chilena se acepta.
Cordillera Central
   — Cerro Aconcagua, 6962 m
Cordillera del Sur (Andes del Sur)
   — Nevado Domuyo, 4660 m
Andes Patagónicos
   — Cerro San Valentín, 3910 m
Tierra del Fuego (Andes Fueguinos)
   — Cerro Piedrabuena, 1650 m
Nota. En las ciudades sur bolivianas de Villazón y Tarija se reconoce una Cordillera de Santa Victoria, que se comparte con la Argentina andina del norte. Las escasas referencias sobre esta cordillera boliviana-argentina describen un Cerro Campanario (¿5050 m?), año 1903, y mucho más recientemente un Cerro Fraile (4960 m) como cota máxima.

Conclusión

En la presente colaboración usé como principal y primero de cada sistema el nombre que según mis investigaciones y experiencia personal era el más conocido, tanto dentro de cada país, de cada región y también de andinistas. Se trata de una nomenclatura práctica y funcional. No tengo preferencias sentimentales al respecto. El haber viajado y ascendido montañas por más de 40 años, desde el Caribe al Paine de la Patagonia y el haber trabajado en crónicas y estadísticas de ascensiones andinas me ha ayudado a preparar esta colaboración.

Sin embargo, aún queda por dilucidarse la separación y límites definitivos de varios sistemas andinos, como el macizo Huaytapallana Caru (Perú), Chichas y Lípez (Bolivia), y Santa Victoria (Bolivia-Argentina). Y mientras no se establezcan los límites de la Cordillera de los Frailes (Bolivia), no habrá seguridad de que el Cerro Cusiño sea la elevación máxima de la misma.